Creció la producción de vinos en Río Negro

Este dato surgió de lo expuesto en el VIII Encuentro Vitivinícola de la Patagonia, que se realizó hoy en la vieja sede del INTA de JJ Gómez.  Actualmente en la región se desarrollan y crecen 113 bodegas artesanales.

“Tenemos muy buenos productos, y debemos trabajar para que no se pierdan las oportunidades”, comentó el Secretario de Fruticultura, Carlos Banacloy, quien fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes junto al presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Carlos Tizio.

“Debemos recuperar el sentido de pertenencia, animarnos a probar nuestros productos, porque eso nos hará más fuertes”, señaló el Secretario, mientras que Tizio, agrónomo de origen y de larga trayectoria en las más renombradas bodegas argentinas, advirtió que “el 80 por ciento de la calidad del vino está en el viñedo”, y le aseguró a los asistentes, que observando las condiciones de higiene, y con buena uva, “pueden hacer un vino de punta”.

El temario de la reunión, incluyó temas variados y específicos abordados por especialistas provinciales y del INTA. También se trazó un panorama de la evolución del sector desde el 2012 a la actualidad, con varios indicadores positivos.

Un ejemplo de la evolución del sector provincial que fue presentado hoy, es la caída en deshuso de tambores plásticos. Actualmente el 53% de las bodegas rionegrinas, trabaja con tanques de acero inoxidable.

En cuanto al asesoramiento técnico, que implica la asistencia de un enólogo en el proceso de elaboración, se pasó del 60 al 100 por ciento de utilización de este tipo de servicio, ya sea por asistencia de entes públicos como INTI, INTA, órganos provinciales, o la contratación privada.

Otro dato que ejemplifica el desarrollo de la vitivinicultura, es que el 92 de la producción es sometida a análisis, sanitarios y de calidad privados, más allá de lo que exigen los entes oficiales.

Hoy el 100 por ciento de las bodegas artesanales usan botellas nuevas, lo que significa que no se reciclan envases, como tradicionalmente se hacia.

Hubo una transición de productores de vino casero a productores artesanales, con el rasgo distintivo de los controles profesionales y las consecuentes habilitaciones municipales. Por lo pronto, en Río Negro hay 18 familias elaboradoras, y en Neuquén suman 95.

En cuanto a la necesidad de fortalecer a estos emprendedores, Banacloy apeló al consumidor doméstico: “Somos poco más de 550.000 habitantes, y tenemos un consumo de 24 litros per cápita promedio en el país, lo que nos da unos 12 millones de litros que se consumen sólo en nuestra provincia. Toda la producción provincial es de 6 millones de litros. Por lo tanto, si consumiéramos más nuestros vinos, no seríamos autosuficientes”, indicó.

“Es un privilegio el clima que tenemos, y que muchas veces no lo valoramos. Pasamos mucho tiempo criticando, o buscando culpables afuera para tapar nuestros errores, y hoy nos toca producir en esta Patagonia con tanta luz, buena agua, y el viento que es ideal para la sanidad. Sumado esto a una amplitud térmica que le suma dulzura a todos nuestros frutos. Todo ese potencial, debemos aprovecharlo y es responsabilidad nuestra”, concluyó.