Nuevo encuentro para la reforma de la fruticultura

El Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alberto Diomedi llevó adelante un nuevo encuentro con representantes del sector frutícola para analizar los puntos de coincidencia en torno al Libro Blanco, la propuesta gubernamental para llevar adelante una transformación estructural de la actividad.

Lo acompañaron el Secretario de Fruticultura, Carlos Banacloy, y el Subsecretario Pablo de Azevedo. Al auditorio de la Cámara de Comercio de Villa Regina llegaron varios empresarios pymes que brindan servicio de empaque, productores y representantes de los trabajadores.

Se hizo un repaso de los temas tocados en el encuentro anterior, y se acordó trabajar en asuntos concretos respecto de fuentes de financiamiento y presión fiscal. Por parte los representantes de UATRE adelantaron que trabajan en una propuesta para mejorar la eficiencia de la labor en las chacras.

Diomedi comunicó que el último día de julio estaría operable una línea de créditos del Banco Patagonia, para todo productor con certificado de emergencia (granizo y heladas, por ejemplo), a una tasa del 10 por ciento anual.

De todos modos, el Ministro destacó que en toda negociación sobre financiamiento debe adaptarse a los tiempos y márgenes de la fruticultura.

Banacloy a su turno confió que “hace 4 meses que estamos trabajando con los bancos”, con la premisa de “buscar alternativas menos burocráticas”.

Resultó muy estimulante para el debate,  la presentación de una simulación para analizar cómo van cambiando los márgenes de rentabilidad a medida que se mejorar al menos el volumen de producción.  A partir de los 45.000 kilos, hay posibilidades de obtener saldos positivos pariendo de variables actuales.

Cuando los productores consultaron qué deben tener en cuenta para subir la producción, se destacó que “cada tarea es importante”, entre ellas la poda, fertilización, raleo, riego, defensa contra heladas. Todo eso hecho en el momento oportuno, y no fuera de época.

Para hacer un seguimiento de esa rutina, los técnicos plantearon la necesidad de tener un Modelo de Control de Gestión, “algo que antes el productor tenía en la cabeza”, indicó Alfredo Palmieri, miembro del equipo de la Secretaría de Fruticultura. Adelantó que, según sus relevamientos, “entre el 30 y el 40 por ciento de los cuadros tienen rentabilidad negativa en el Valle”, y revertir eso es la premisa del Libro Blanco.

Hubo un compromiso de realizar un futuro encuentro en pocos días más, mientras se harán gestiones para avanzar antes organismos de financiamiento.